Gubbio y la Navidad – Memorias de un friki exiliado XV

La Navidad se acerca. Puede que no os hayáis fijado porque los adornos no se ponen hasta el día de antes más o menos. Y en Italia es incluso más exagerado. Pero entre todos los sitios, hay uno que destaca por su espíritu navideño. O eso nos han dicho. Ese sitio es Gubbio. Los que organizan todas las actividades nos propusieron ir a Gubbio, con la excusa de que en Gubbio está el árbol de Navidad más grande del mundo. Así que para allá que fuimos.
Como pueblo, Gubbio no está mal. Es pequeñito, de aspecto medieval y bastante fotografiable. Y al igual que todos los pueblos de la zona, en Gubbio hay muchas cuestas. Demasiadas y muy empinadas. Esto es normal, porque Gubbio esta en la falda y ladera de una montaña, entonces, a la que andas un poco por el pueblo, pues cuesta arriba. Lo que sí es cierto, es que lo de la decoración navideña en Gubbio gusta mucho. En la parte baja hay muchas casetas con tiendas, un trenecito para los niños, e incluso un Papá Noel en un trineo (carro) tirado por un reno (caballo con diadema de reno). En cada plaza mínimamente grande de Gubbio hay un árbol de Navidad tan alto como los edificios. Y como en cualquier sitio, en Gubbio todas las calles tienen lucecitas. Esto es más o menos lógico, es lo que se ve en casi todas partes. En lo que Gubbio destaca sobre el resto es en dos cosas: un Belén hecho por las calles y el árbol.
El árbol de Navidad de Gubbio

El árbol de Navidad de Gubbio

Según llegas a una calle de Gubbio, empiezan a haber maniquís y ambientación como en cualquier Belén de cualquier casa, pero por las calles. La idea está bien, y es curioso, pero también es verdad que los maniquís están desproporcionados. Unos tienen los brazos tan largos como Luffy, y otros absurdamente cortos. O unas cabezas que parece que algún chamán las ha reducido. Pero no está mal. Y luego está el árbol. Hay que decir que desde Gubbio no se ve bien, hay que alejarse un poco del pueblo. Y también hay que decir que no es un árbol propiamente dicho. El árbol de Navidad más grande del mundo, es un montón de bombillas en la ladera de la montaña haciendo la forma. Ole Gubbio. Eso sí que es una “trolleada”. Vas allí pensando que vas a ver un árbol como el de Avatar, pero solo vas a ver bombillas bien colocadas. ¿Vale la pena ir? Sí, no está mal. Como ya he dicho antes, Gubbio es un pueblo bonito. Pero tampoco es para tanto. Pero bueno, es un sitio más que he visto, y puedo decir he visto el árbol de Navidad más grande del mundo. Aunque sea un vacío legal. Arrivederci e buona serata.